Lobo ibérico y perro lobo checoslovaco ¿En qué se parecen y cómo diferenciarlos?

En Ruta con Otila: Posadas 
23 diciembre, 2019

¿Habéis visto la película Alpha? El protagonista guarda un gran parecido con el lobo pero lo cierto es que se trata de un perro lobo checoslovaco (PLC), una raza que es el resultado de un experimento realizado en 1955 en la antigua Checoslovaquia que buscaba mejorar los perros que se utilizaban en el ejército para la vigilancia y protección de fronteras. Para ello, se decidió cruzar al pastor alemán con el lobo de los Cárpatos. Mediante la selección de los ejemplares más adiestrables, se fue perfilando esta raza canina que fue reconocida en 1999 oficialmente por la Fédération Cynologique Internationale (FCI).

El estreno de la película, que narra la relación que se establece entre un lobo y un humano en plena glaciación, puso de moda esta raza en nuestro país siendo muchos aquellos que decidieron que querían tener un perro con apariencia de lobo como animal de compañía. Sin embargo, lo expertos ya advertían que no eran unos canes aptos para principiantes, ya que por su temperamento precisan de una educación correcta y constante desde pequeños, mucho ejercicio y estímulo mental diario. Esto ha podido provocar, según datos de Chandrakant Sanctuary (asociación dedicada a la rehabilitación y adopción de PLC) un aumento en el número de abandonos.

Y es aquí donde los caminos del lobo ibérico y el PLC han terminado por coincidir, al confundirse ambos a menudo en entornos urbanos dando origen a la mayor parte de bulos sobre avistamientos de lobos que se producen también en el ámbito de actuación del Life Lobo Andalucía. Por ello en este artículo intentaremos aclarar de forma gráfica cuáles son las similitudes y diferencias entre el Canis lupus signatus o lobo ibérico y el perro lobo checoslovaco.

Es inevitable reconocer que sus semejanzas, tanto morfológicas como de comportamiento son grandes. Los PLC son parecidos al lobo en su estructura corporal, movimiento, pelaje, color del pelo y máscara. Ambos poseen un instinto de caza muy grande, siendo animales gregarios, jerárquicos y territoriales. También los dos son muy expresivos y gesticulares, comunicándose sobre todo con muecas y posturas muy exageradas y empleando menos los ladridos o aullidos. Poseen un alto nivel de atención y concentración, aunque el lobo tiene mayor capacidad de procesos y aprendizaje cognitivo que el perro. Además, es propio del PLC un carácter desconfiado, una desconfianza que en el lobo ibérico se convierte en timidez, ya que es su manera de subsistir.

¿Cómo los diferenciamos morfológicamente?

1. El color de los lobos ibéricos por lo general suele ser pardo o gris oscuro. Los colores del PLC pueden ir desde los pardos claros y oscuros hasta los grises claros y oscuros. Además mientras el lobo apenas presenta zonas blancas en su pelaje, exceptuando la bigotera, el PLC suele tenerlas en todo el pecho, abdomen y cuartos traseros.

2. El rasgo más característico en cuanto a pigmentación para diferenciar al lobo ibérico del PLC es el signatus o la franja negra que le baja por la parte frontal de las patas delanteras hasta la mano o casi la mano.

3. El lobo ibérico posee un cráneo más masivo que un PLC aún siendo de menor tamaño, destacando los músculos maseteros.

4. La cola del lobo ibérico es proporcionalmente más corta (llega al talón) que la del PLC (suele sobrepasar el talón) y no siempre la curva al caminar, suele ir siempre caída excepto cuando desea comunicarse, en cambio el PLC lleva la cola en horizontal cuando está en movimiento y muestra forma de hoz cuando está en excitación; nunca suele ir péndula.

5. El tamaño del lobo ibérico por lo general es menor que el del PLC. Un PLC macho de tamaño medio suele tener entre 67 cm y 69 cm a la cruz, con un peso cercano a los 40 kilos. Un macho de lobo ibérico estará entre 63 cm y 65 cm a la cruz, igualmente con un peso cercano a los 40 kilos. Eso implica que el lobo ibérico suele tener una osamenta más voluminosa y pesada que el PLC.

6. El pelaje del lobo ibérico es de textura más áspera y por lo general más abundante en invierno que el de un PLC, sobre todo por la zona de cuello y cabeza.

7. Si bien sus dentaduras son similares, en el lobo se aprecia un mayor tamaño de las piezas.

8. El hocico del lobo suele ser más fino y apretado, no mostrando nada de labio.

9. El lobo ibérico tiene una glándula de marcaje en la zona media de la cola, de la que el PLC carece.

                                                 PLC                                                                                              Lobo

Fuente: Jonatan Casas Gutiérrez, importador de parte de los primeros PLCS que llegaron a España hace unos 14 ó 15 años.