Life Lobo Andalucía destaca el potencial del lobo ibérico como recurso cultural y elemento de dinamización turística de la población local

imagen proyecto life lobo
Entrevista en Onda Local de Andalucía a Antonio Leiva, técnico del Life Lobo Andalucía: cambiando actitudes
27 noviembre, 2018
Mostrar todos
Curso Lobo Cardeña

Curso El Lobo Ibérico. Un recurso para el ecoturismo y la educación ambiental

LIFE ‘El lobo en Andalucía: cambiando actitudes’ ha participado junto a especialistas y profesionales del turismo de naturaleza y medioambiental en la I edición del Curso “El Lobo ibérico: un recurso para el ecoturismo y la educación ambiental” que se ha celebrado en el Centro de Visitantes Venta Nueva del Parque Natural de la Sierra de Cardeña y Montoro (Córdoba), un escenario históricamente vinculado a la figura del cánido. Organizado por los Amigos del Lobo de Sierra Morena, el curso se enmarca en el Plan Andaluz de Formación Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y en él se han tratado contenidos tan variados como la biología y ecología del animal, la percepción social del mismo o los aprovechamientos educativos de su figura.

Con el objetivo de poner en valor el patrimonio y legado cultural del lobo ibérico en Andalucía como elemento dinamizador de las zonas rurales, profesionales del turismo medioambiental y de naturaleza procedentes de zonas del norte de España en las que se convive con el lobo ibérico, han trasladado a los participantes de las jornadas sus experiencias y algunas de las claves para que esa coexistencia resulte no sólo posible sino que traiga consigo prosperidad económica a las zonas loberas. En este sentido, de gran interés fue la ponencia de Javier Talegón, de LLOBU Ecoturismo y Medioambiente, empresa de Turismo Lobero que organiza salidas guiadas para el avistamiento del carnívoro en la Sierra de la Culebra en Zamora, en Castilla y León, la zona con la mayor densidad de lobos de Europa Occidental.

Talegón explicó a los participantes en las jornadas el incentivo económico que en la zona ha supuesto la presencia del cánido. “Sólo en concepto de alojamiento y manutención ligados al turismo lobero estimamos unos ingresos anuales que se pueden situar en torno a los 500.000 euros sin contar con lo que generan las empresas de naturaleza con sus actividades y rutas”, afirmó. En plena Sierra de la Culebra, en la población de Robredo de Sanabria, se encuentra además el Centro del Lobo Lobo Ibérico Félix Rodríguez de la Fuente, que ha registrado desde su apertura en 2015 unas 100.000 visitas.

Curso Life Lobo Cardeña.

Sierra Morena y un valioso patrimonio lobero

Pero no sólo se han expuesto iniciativas directamente relacionadas con la observación directa del lobo ibérico, sino que también se ha destacado el potencial turístico que posee el patrimonio lobero por sí mismo. Víctor Gutiérrez, de los Amigos del Lobo de Sierra Morena, ha señalado así los singulares refugios ganaderos repletos de historias curiosas, chozas típicas de los rancheros de la zona y enclaves naturales que deben su nombre al lobo ibérico y que conforman un rico legado cultural. Éste ha sido inventariado por el Life Lobo Andalucía, que apuesta por su futuro acondicionamiento para el uso turístico a través de rutas interpretativas señalizadas. Es una aproximación al conocimiento del patrimonio rural ligado al lobo ibérico centrado únicamente en el ámbito de montes públicos por ser elementos de gestión directa por parte de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Pedro Torres Tévar, director del Life Lobo Andalucía, expuso durante su intervención cuáles son las claves del proyecto europeo que tiene como objetivo, como se afirma en su lema, “cambiar actitudes” y determinar las medidas que hagan posible la convivencia entre el lobo y las poblaciones locales, favoreciendo la participación social y recogiendo sus propuestas e inquietudes. También aclaró en qué punto se encontraba el Plan de Seguimiento de la especie a través del rastreo en cuadrículas de todo el territorio potencial y no quiso finalizar sin antes poner en valor un espacio como es el Parque Natural de la Sierra de Cardeña y Montoro, hábitat idóneo para el cánido y enclave de un gran número de elementos del patrimonio cultural lobero.